lunes, 27 de octubre de 2014

Bikepacking Overnight Experience… o cómo pasar 2 días rodando por l'Empordà, el Rosselló y el Ripollès con una Surly Straggler

Le llaman "bikepacking & overnight experience", y si vas solit@ le añaden el prefijo "solo" a toda la etiqueta, que seguro que fue acuñada en los USA, pero en realidad se trata de algo muy simple: subirte a la bici y largarte todo lo lejos que puedas, cargando con el mínimo equipaje posible –que lo asirás a tu montura con correas, cinchas y toda clase de inventos–, para pasar la noche en cualquier lugar –vivac, refugio, etc.–, y al día siguiente seguir pedaleando, desde el amanecer hasta el ocaso…

Pont Vell de Gualta, Baix Empordà.

Se trata de ir liger@. Nada de segundas mudas. Nada de segundos calzados. Cuanto más simplifiquemos el equipaje, más disfrutaremos de la bici y de la esencia del "movimiento", aunque harán falta unos mínimos para saborear también el contacto con la naturaleza durante la travesía. Porque no se trata de ir con la tarjeta de crédito en la boca, de un hotel a otro. No. Se trata de llegar a lugares remotos, usando caminos, pistas y carreteras solitarias, y dormir al aire libre, bajo las estrellas, o en pequeños refugios. Hoy día un equipo de vivac completo puede caber en una pequeña bolsa de manillar o de sillín, y dar un peso total –saco, esterilla y kit de cocina– de aproximadamente 1.300 gramos. El quid de la cuestión consiste en encontrar el equilibrio "perfecto" entre ligereza y autonomía, en función de los propios gustos.

MY FIRST TIME: EXCURSIÓN RELÁMPAGO
Mi primera experiencia de "solo bikepacking overnight" fue la semana pasada, aprovechando el octubre tropical que estamos viviendo. Hacía tiempo que le daba vueltas al itinerario, así que en cuanto tuve en mi poder una Surly Straggler –bici de test que me prestaron en Espai Bici, importadores de Surly en España–, sólo tuve que subir un poco el sillín y apañar el equipaje. La previsión meteorológica era optimista, así que todo hacía indicar que era el momento "M".

Cielos despejados, carreteras desiertas...
Viejas fronteras... aunque no tan viejas.

MÍNIMO EQUIPAJE, MÁXIMA AUTOSUFICIENCIA
En una travesía de bikepacking sólo necesitaremos un modelito de día y otro de noche.
El outfit diurno será el más apropiado para ir en bici durante todo el día teniendo en cuenta la época del año y las temperaturas. Para la noche, nada de florituras: ni camisones de encaje, ni picardías, ni bata de guatiné, ni pantuflas.
Es vital cumplir a rajatabla la regla de la simplificación: nada de prendas cuyo uso se solape. Menos es más. Y al día siguiente, a cruzar los dedos para que Rexona 48 horas cumpla su cometido (¿vendrá de ahí la modalidad "solo"?).

Yo, para esta salida, me llevé:

Modelito de bici:
1 maillot de manga corta
1 culotte corto
1 camiseta interior sin mangas
1 par de calcetines de verano
1 manguitos
1 casco
1 gafas de sol
1 guantes cortos
1 cortavientos
1 calzado SPD

Como "pijama":
1 camiseta de manga larga térmica
1 mallas largas térmicas
1 chaqueta ultraligera con capucha
1 par de calcetines de invierno
1 tubular
0 calzoncillos

Refugio libre en el Col de Banyuls.

Equipo vivac:
1 saco de dormir de verano ultraligero (aprox. 650 gramos)
1 esterilla hinchable ultraligera (el Light Mat de Camp pesa 315 gramos; plegado, ocupa 22 x 6 cm; hinchado, 180 x 45 cm)
1 minifrontal

Cocinilla (en total, 400 gramos):
1 minihornillo ultraligero
1 minicarga de gas
1 minicazo
1 miniencendedor
1 cuchara ultraligera

Neceser (es un decir):
toallitas húmedas (¿3? ¿4? ¿5?)
cepillito de dientes
minitubo de dentífrico
papel WC

La importancia de la hidratación...

Alimentación en ruta:
4 barritas PowerBar Energize
4 barritas PowerBar Ride
4 PowerGel
1 bocata XXL (la ruta pasa por pueblos, restaurantes y supermercados donde es fácil avituallarse)

Cena:

1 pack casero con 250 gramos de cous-cous instantáneo, pasas, pipas y sal, todo mezclado en una bolsa zip
2 sopinstant de verduras
2 barritas PowerBar Protein Plus

Desayuno:
1 pack casero con 250 gramos de avena, cereales y frutas desecadas, con varias cucharadas de leche en polvo, café soluble y azúcar, todo mezclado en una bolsa zip

Desayuno ligero, completo y calórico :-)

Mecánica:
1 cámara de repuesto
1 kit de parches
2 desmontables
1 bomba de aire
1 multillave con tronchacadenas
1 powerlink
1 minibotellita de cera lubricante

Orientación y seguridad:
1 GPS (4 baterías)
1 teléfono móvil
1 foco delantero
1 luz led roja trasera

Subiendo el Col de Banyuls, km 159, rampas del 17%.

CÓMO LLEVAR EL EQUIPAJE

El bikepacking es un estilo de cicloturismo que se decanta por la ligereza y la velocidad, desterrando el uso de las clásicas alforjas que implican añadir portaequipajes a la bicicleta. Aquí se trata de "colgar" o "atar" el equipaje –siempre reducido al mínimo peso y volumen– directamente a la bicicleta mediante bolsas especiales que van tras el sillín, en el hueco del cuadro o en el manillar. Son una especie de petates alargados hechos con materiales muy resistentes y longevos –tanto, que a menudo acaban desgastando la pintura del cuadro en algunos puntos donde rozan–. Como yo no tenía nada parecido, improvisé sobre la marcha con lo que tenía en casa.
La solución fue meter el saco, el aislante y la ropa "de noche" en la funda de una vieja tienda de camping que convertí en una "handlebar-bag". En la bolsa de sillín metí las dos bolsas zip de la cena y el desayuno. Las barritas energéticas, el kit de cocina y las herramientas las puse en el Camelbak, cuya bolsa de hidratación –de 3 litros– sólo empleé para cargar agua desde el último pueblo hasta el refugio. El resto del día funcioné con los dos bidones.
Como conclusión, he de decir que el peso en el manillar no lo noté en ningún momento. Me pareció una solución perfecta, aunque mi versión casera de "handlebar-bag" tiene un problema: me impedía colocar las manos en la barra superior horizontal del manillar, que suele ser muy cómoda en subidas suaves. Esto no ocurre con las bolsas específicas, que cuelgan dejando un hueco para las manos.

Surly Straggler con el equipaje al completo,
en el refugio libre del Col de Banyuls.

DÓNDE DORMIR
Gran parte de la magia –y de la gracia– del espíritu "bikepacking overnight" consiste en avanzar hasta que te alcance la noche, y entonces improvisar un lugar donde echarse a dormir –a veces lo de "dormir" se puede llegar a convertir en un eufemismo–. Para aquellos que no ven el suelo como una posible cama, siempre está la opción de un alojamiento –refugios, hostales, hoteles, casas de turismo rural, etc.–.

CÓMO DIBUJAR LA RUTA
Dibujar el recorrido para un viaje por asfalto y pistas es muchísimo más fácil que diseñar una ruta de mountain bike. Yo me limité a usar el Google Maps, el Google Earth y el Land de CompeGPS.
Primero busqué dos poblaciones que tuviesen estación de Renfe, que serían el principio y el final del itinerario. La idea era unirlas realizando dos etapas –de ahí el "overnight"– por carreteras secundarias y pistas rodadoras –nada de caminos, ni senderos, ni trialeras– con un recorrido total de unos 300 km.
Empecé pidiéndole a Google Maps que me sugiriese la mejor ruta, pero lo hice siempre por tramos cortos –de unos 30 o 40 km–, y tras estudiar cada propuesta, le pedí posibles alternativas por carreteras o pistas secundarias. A veces el software se hace un lío y hay que volver a empezar, pero con un poco de práctica acabas pillándole el punto.

Viejas carreteras, con el Cap de Creus de fondo.

Cómo pasar la ruta del Google Maps a archivo KML

Cuando ya tienes la ruta dibujada, seleccionas y copias la larguísima sarta de letras y números que aparece en la ventana del URL del navegador.
Luego abres esta web en otro navegador: http://www.gpsvisualizer.com/map_input?form=googleearth y pegas lo que habías copiado en la ventanita donde reza "Or provide the URL of data on the Web:" (abajo a la derecha), para luego clickar en el botón "Create a KML file".
Esta web transformará el extraño código del Google Maps en una ruta KML que puedes abrir con el Google Earth o el Land de CompeGPS.
A partir de ahí, yo me tomé unos minutos extra para comprobar sobre los mapas topográficos que no hubiese mejores opciones que Google Maps no hubiese contemplado, y algunas sí encontré. Hice las modificaciones necesarias y repetí el proceso.
Después cargué los tracks resultantes en el TwoNav Sportiva, así como los mapas Alpina y las teselas topográficas correspondientes a esas comarcas, y cogí 3 baterías extra. El apartado orientación estaba controlado.

Subiendo al Col d'Ares por la pista de Lamanère.

UNA BICI ESPECIAL
La Surly Straggler es una bici de acero pensada para rodar por toda clase de terrenos. Desde el primer momento me pareció super dócil, cómoda y fácil de manejar, tanto en subida como en bajada. La primera toma de contacto fue en Collserola, en un puerto que había hecho previamente con mi mountain bike Surly Ogre, y noté una gran diferencia en cuanto a la inercia que infunde su geometría, que aun siendo extraconfortable, te empuja sin remedio a devorar kilómetros y kilómetros.
La Surly Straggler venía calzada con unos neumáticos Surly Knard de 700 x 41 mm (120 tpi) que en ruta me parecieron sencillamente geniales. En asfalto me dieron una seguridad extraordinaria, y lo cierto es que se rueda realmente rápido –con presión alta, por supuesto–, y en pista se defendían muy bien, aunque en ningún caso el nivel de confort podrá llegar al que ofrece una mountain bike.

¿Quieres casarte conmigo?

FLECHAZO A PRIMERA VISTA

La Straggler es una bici que entra por los ojos. Tiene un color muy especial, un poco "fiebre de sábado noche", pero que contrasta con el tipo de paisajes y terrenos por los que quiere llevarte de viaje. Encaja en todas partes. En carreteras de alta montaña, pistas flanqueadas por viñedos, caminos que serpentean junto al mar… La tubería fina de su cuadro, el manillar de carretera y los frenos de disco conforman un todo que hace que uno se fije en ella y la quiera probar.
Personalmente, el montaje me pareció muy adecuado, aunque eché de menos un piñón más grande –o un plato más pequeño–, pues llevaba un 39x32 como velocidad más corta, desarrollo que en las rampas finales del Col de Banyuls –superiores al 17%– me obligaron a detenerme para "hacer un par de fotos". En cualquier caso, el montaje a la carta que ofrece Espai Bici es una garantía para acertar con los componentes adecuados a cada ciclista y el tipo de recorridos que va a realizar.

Viajar liger@ tiene sus ventajas :-)

TRACKS DE LA TRAVESÍA

Etapa 1: Caldes de Malavella - Col de Banyuls (160 km & 1.882 m+)
Etapa 2: Col de Banyuls - Ripoll (143 km & 2.240 m+)

jueves, 2 de octubre de 2014

Soñar con una meta

Un Ironman. Un Ultratrail. Una prueba ciclista non-stop. Una ascensión a un ochomil. ¿Por qué nos proponemos retos? ¿Qué nos aportan?

Meses –incluso años– entrenando, superando dificultades, evitando lesiones, invirtiendo tiempo y dinero, soñando con la realización de ese instante, efímero, en el que el deseo finalmente se materializa. Un paso por meta, un pódium, un diploma, un aplauso, un abrazo.

Altius, fortius... Saborea la alegría del triunfo
a cada paso de tu esfuerzo.

Tod@s soñamos con metas, de la naturaleza que sean. Soñamos incluso con el proceso de intentarlo. Nos hacemos una imagen cerebral que nos motiva y la repetimos mentalmente hasta que la podemos saborear, masticar, moldear en el aire. Y algún día, se convierte en un hecho real, en una fotografía, en un recuerdo.

La vida es una interminable lista de retos, desde que nacemos hasta que morimos. Aquí nos referimos a los deportivos. De pruebas que nos autoimponemos de forma gratuita, sin otra recompensa que el placer de intentarlo y conseguirlo.

La mejor escapada: huir del peligrosísimo sofá.

Un veterano del triatlón de nuestro país, un auténtico referente y primigenio profeta de esta disciplina ahora tan de moda, decía que los retos deportivos –y esto se lo oí a mediados de los noventa– son "la consecuencia natural a una vida medio solucionada". Una especie de respuesta natural por parte de nuestro ambicioso "yo" a una existencia demasiado tranquila, demasiado fácil.

Nuestra naturaleza humana, nuestros genes, nuestro carácter, que durante miles y miles de generaciones se han endurecido en la búsqueda de la propia supervivencia –corriendo, cazando y, literalmente, luchando por vivir un día más–, de pronto han descubierto el confortable, aunque no menos peligroso, sofá. De repente hemos topado con una vida demasiado cómoda en la que el ejercicio físico ya no es necesario, sólo un capricho, un lujo, un placer.

Puede que nuestros retos deportivos actuales sean sólo un amago, un entrenamiento, un artificio. No son estrictamente necesarios para nuestra supervivencia, está claro. Pero lo cierto es que nos ayudan a sentirnos vivos.

HAY RETOS y "RETTOS"
Como prueba de ello, el desafío de Miguel, cuyo reto personal ha merecido el primer premio de la segunda edición del concurso YOYMIRETTO –con una dotación de 1.000 euros– en el que he tenido el honor de ser jurado junto al mítico José Luis Laguía y la periodista Laura Meseguer.

Su sueño es vencer a la esclerosis múltiple, enfermedad que le afecta desde 2013, y volver a correr un maratón. Sabe que será la carrera más difícil y dura de su vida, pero no se rinde. "Iré poco a poco, pasito a pasito", asegura.

Éste es su reto. ¿Y el tuyo?

¿Dónde empiezan los retos? ¿Cuándo terminan?

*Copyright fotos: conunparderuedas.com

viernes, 18 de julio de 2014

Pirinés Epic Trail eXtrem: grandeza pirenaica

Paz en las alturas, rodando sobre el Val de Gistau.

Ya está en el horno –y nunca mejor dicho, con la canícula que está cayendo estos días por la península– el reportaje para la revista Solo Bici de agosto sobre las variantes "eXtrem" de la Pirinés Epic Trail que pudimos disfrutar hace algunas semanas.

En total, 238 km y 6.845 m+ de desnivel positivo acumulado en un viaje que nosotros dividimos en 4 etapas. En cada una de ellas, un bucle alternativo "eXtrem" –a veces más largo, a veces más corto, pero siempre intenso en emociones– nos empujaba hacia sectores encañonados como el barranco de La Paúl, las pozas del río Irués o el "endurero" descenso de Sahúnc desde la cascada del Sorri (o de Barbarisa).

Las variantes, que describimos con detalle en el reportaje, nos parecieron de lo más acertadas para sumar dosis de dificultad técnica y emoción a una travesía que resulta verdaderamente espectacular en paisajes, pero cuyo trazado, que ya pudimos disfrutar hace 4 años –aquí está la crónica: Oda al mountain bike– se desarrolla en su mayor parte por caminos y pistas. De esta manera, la "eXtrem" añade sectores técnicos de sendas y trialeras al panorámico –aunque exigente– itinerario de la Pirinés Epic Trail Clásica.

A modo de avance, os dejamos algunas imágenes de los espectaculares paisajes que se alzan ante el manillar de tu mountain bike durante toda la travesía, una pequeña y modesta muestra de la inconmensurable grandeza del Pirineo.

Información y reservas: Tel. 649 09 36 99

Somos pequeños, muy pequeños...

Parajes de ensueño, ideales para sestear ;-)

Descubriendo rincones hermosos, en la potente variante del río Irués.

Épica ascensión a l'Ampriu y el Collado de Baciver (2.277 m),
techo de la ruta.

Caminos que invitan a explorar...

Cascadas sin nombre, o con mil nombres:
¿Sorri? ¿Barbarisa? ¿Santa Chulita?

Simpáticos habitantes de las montañas, en Cerler.

Atascos en el Pirineo :-)

jueves, 26 de junio de 2014

Pedals del Priorat, primeras impresiones

Hace un par de semanas nos desplazamos hasta el corazón del Priorat para catar, cual "sommeliers" de la bicicleta, la ruta Pedals del Priorat, la nueva propuesta de dos días de Pedales del Mundo

Pedals del Priorat ha sido diseñada para disfrutar durante un fin de semana –y en cualquier época del año– de un viaje en mountain bike a través de las comarcas del Priorat, el Baix Camp, el Alt Camp y el Tarragonès, sumando un total de 110 km y una ascensión acumulada de 2.200 m+ por sendas, caminos y pistas de toda clase.

Pedals del Priorat descubre el auténtico y genuino carácter
de una tierra llena de matices, aromas y sabores. 

El itinerario consta de una primera etapa más corta y exigente –tanto desde el punto de vista físico como técnico–, y una segunda jornada más larga y rodadora. En ambas etapas, Pedals del Priorat permite descubrir una amplia variedad de paisajes: desde las agrestes montañas del Priorat, en las que pedaleamos entre densos bosques y célebres viñedos, con los riscos de la Serra Major del Montsant como máximos protagonistas, hasta las tierras bajas y fértiles del campo de Tarragona, entre avellanos, olivos y más viñas, para completar el recorrido con una agradable dosis de divertidos senderos por la zona de El Catllar, justo antes de llegar a La Riera de Gaià, donde termina el viaje.

El inicio de la ruta es realmente "movidito" y exigente.

Coll de la Creu, con señales de otra era :-) 

Fuentes de agua fresca, pueblos 100% auténticos.

Viñas selectas.
Si pasáis por aquí en septiembre, manos quietas.
 Esta uva no se come!!! Es sagrada!!! 

Cartuja de Escaladei.
Más que recomendable parar aquí y hacer una rápida visita cultural.
Llevad un pequeño candado para la bici. 

A diferencia de otras rutas de Pedales del Mundo, Pedals del Priorat tiene un itinerario lineal, con inicio en Falset y final en La Riera de Gaià. La organización se ocupa del transfer de los ciclistas y sus bicis desde la sede de Pedals del Priorat –compartida con Pedals del Cister–, en la Riera de Gaià, hasta Falset. Nosotros optamos por dormir la noche previa en el hotel Gran Claustre de Altafulla, en cuyo spa hicimos el garbanzo un buen rato, y acabar la primera etapa en Cornudella de Montsant, pernoctando en Lo Refugi.

De esta manera nos salieron los siguientes kilometrajes y desniveles:

  Etapa 1: Falset - Cornudella de Montsant, 40 km & 1.270 m+
  Etapa 2: Cornudella de Montsant - La Riera de Gaià, 70 km & 930 m+

*Datos obtenidos con nuestros GPS TwoNav Sportiva y TwoNav Ultra.

Duras rampas entre Escaladei y Morera de Montsant,
el punto más alto del itinerario.

El track pasa por todas las fuentes habidas
y por haber. No desaprovechamos ni una.

Diversión betetera en el Camí dels Cartoixans,
entre Morera de Montsant y Cornudella.

En la segunda etapa, un breve respiro... sin dejar de pedalear!!! :-)

Últimos compases de Pedals del Priorat,
por el laberinto de sendas de El Catllar. 

De todo ello estamos preparando un completo reportaje, que ahora mismo está madurando en barrica de roble, para la revista Solo Bici.

+ info en www.pedalsdelpriorat.com


martes, 10 de junio de 2014

Islandia en bici, guía práctica Vol. III

La gasolina del ciclista...

En esta tercera entrega de consejos para viajar en bici por Islandia, vamos a ser realmente prácticos. Del viento ya hemos hablado. De los campings, también. Y de las carreteras y pistas más acogedoras con el ciclista. Lo único que nos falta es lo que nos hace pasar de 0 a 15 km/h en 25 segundos: nuestra gasolina.

17º SUPERMERCADOS
Conseguir comida a precios razonables en Islandia puede parecer una misión compleja, pero no es ni mucho menos imposible: para eso están los supermercados.
El único problema es que en la bici no podemos cargar con comida para muchos días y resulta que no hay supermercados en todos los "pueblos" que aparecen en el mapa. En la guía Lonely Planet encontramos información bastante actualizada sobre este apartado.
Al mismo tiempo, hay que prestar atención porque los mapas a veces indican algunos cruces de caminos, gasolineras o granjas con el mismo icono y tipo de letra que usan para pueblos en los que sí hay tienda de comestibles.

Maryland Double Choc, con 98 octanos...

¿Y qué encontraremos en los supermercados? Pues de todo. Sopas de sobre, cous cous preparado, fideos dos minutos, galletas, chocolate, pan de molde, crackers, mantequilla, mermelada, cereales, leche fresca, leche en polvo, refrescos, café soluble, té, huevos, verduras, hortalizas, fruta fresca, frutos secos, fruta desecada, zumos... El precio de la cesta de la compra es superior al del Carrefour, pero no demasiado. Lo que sí es sensiblemente más caro es la carne. La de pollo también. Y los embutidos. Y el pescado, pese a ser país productor... Total, una buena excusa para ser vegetariano durante unos días.
Nosotros, que en algunos sectores del viaje necesitamos llevar comida para hasta 6 días, encontramos algunos productos que se adaptaban muy bien a la ecuación de ligereza/poco-espacio/calorías-mil/economía-cicloviajera: unos sobres de cous cous deshidratado que se cocinan en pocos minutos, disponibles en diversos sabores y no demasiado caros. Comimos bastantes. Demasiados, quizá.

18º BUFFET LIBRE DE SOPAS Y CREMAS
Otra opción a tener en cuenta entre los glotones es la oferta de sopas y cremas calientes "all you can eat" que hay en bastantes restaurantes o cafeterías de algunas ciudades o enclaves turísticos de Islandia. Pagas unos 10 euros, pero puedes rellenar el cuenco las veces que quieras, y comer todo el pan con mantequilla que desees. Muy frecuentemente también se puede comer ensalada a destajo. Lo mejor es cuando encuentras un local en el que el pan es casero y lo cuecen con simientes, frutos secos, etc. Si eres panarra, es una magnífica sobrecarga de hidratos de carbono. Nosotros pasamos tres días en Akureyri esperando una ventana de buen tiempo y con esta fórmula ganamos 10 kg cada uno.

Sopas campestres en Skógafoss

19º AGUA POTABLE
Aunque el tema de la sed es siempre una apreciación muy subjetiva, en Islandia nunca echamos de menos el agua. En todos los campings y zonas de acampada hay fuentes de agua potable. Como norma general, incluso en las travesías que hicimos por las Highlands, en bici y a pie, nunca tuvimos que cargar con agua para más de dos días (nos referimos a agua para beber y cocinar).
Pese a ello, nunca está de más ser previsores y llevar un sistema de potabilización, ya sea mecánico (tipo filtro) o químico (pastillas, gotas, etc.).

20º TREKKING & CYCLING
Islandia es un paraíso para el trekking. Si quieres combinar el cicloturismo con las excursiones a pie, es recomendable llevar un candado, una mochila y un calzado de senderismo. Nosotros ya hace tiempo que practicamos esta fórmula. Lo más importante es encontrar un sitio seguro donde aparcar las bicis el tiempo que estemos de excursión, ya sean unas horas o varios días.
Cuando en el camping de Hella preguntamos si podíamos dejar las bicicletas aparcadas unos días mientras hacíamos el trekking de Landmannalaugar a Skógafoss, nos respondieron que "POR SUPUESTO", que las dejásemos junto al edificio del restaurante. Nosotros, para estos casos, siempre llevamos un cable Abus ligero, un antirrobo que en Barcelona serviría para proteger la rueda, por así decirlo, pero en Islandia –país muy seguro– sube de categoría y pasa a ser de "alta seguridad".

Parking de Surly Ogre en el camping de Hella

Les dimos las gracias, atamos las bicis juntas a una valla de madera y trasvasamos el equipaje a nuestras mochilas de 40 litros. Las alforjas, medio vacías, nos las guardaron en un almacén.
Las bicis pasaron allí cuatro días. Nosotros fuimos en bus 4x4 hasta Landmannalaugar, donde echamos a andar hacia el sur, acampando en los espacios reservados que hay alrededor de los refugios de montaña de la ruta (acampada de pago), pasando por Pórsmörk y completando el trekking en Skógafoss, donde tomamos un nuevo autobús que nos llevó a Hella. Allí nos esperaban tan panchas nuestras Surly Ogre.
En Skaftafell y en el Askja hicimos lo mismo, pero allí la excursión a pie fue sólo de medio día, y las bicis se quedaron junto a la tienda, candadas entre ellas.
Por último, en Myvatn elegimos el primer camping que vimos al llegar, el que hay a orillas del lago, delante de la gasolinera y la oficina de información turística. Su ubicación es fantástica, aunque hay gente que se queja de los mosquitos.

Paisajes extraterrestres en el trekking de Landmannalaugar

Desde aquí queríamos ir a hacer el trekking de las gargantas del río Jökulsá, desde la cascada de Dettifoss hasta Ásbyrgi. En total, dos días de senderismo por un paisaje verdaderamente espectacular.
Para ello había que conseguir que el propietario del camping nos guardase las bicis, a lo que no puso pega alguna, aunque nos instó a comprar los billetes de autobús hasta Dettifoss y desde Ásbyrgi en su "agencia de viajes", para arañar unas coronas de comisión. Huelga decir que el dueño del camping de Myvatn es un tipo bastante peculiar. Pero las bicis estuvieron bien.

21º ¿GPS SÍ, GPS NO?
Pese a la sonora toponimia islandesa, que puede confundirnos ligeramente con sus acentos y diéresis hasta que nos familiarizamos con nombres como Landmannalaugar, Jökulsárlón, Vatnajökull, etc., la orientación no ha de ser ningún problema. Todas las carreteras están perfectamente señalizadas. Incluso en las pistas sin asfaltar de las Highlands, en los cruces principales siempre encontraremos señales con la distancia a destino, y en las zonas más desérticas, en las que a veces las tormentas de arena y la niebla pueden hacer dudoso el trazado, hay palos indicadores de color vistoso que marcan la ruta.
Con un buen mapa, una brújula y un cuentakilómetros debería ser suficiente, pero si tenemos un GPS con el mapa digital correspondiente, siempre podremos tener un extra de certidumbre sobre el punto exacto en el que estamos y la distancia que nos queda a destino.

Tramo de sandur inundado, en la F210, con palos indicadores amarillos

22.55 horas, noche de niebla entre Pórsmörk y Skógafoss

Todos los trekkings que hicimos nosotros –de Landmannalaugar a Skógafoss, de Dettifoss a Ásbyrgi, y las zonas del Askja y Skaftafell– estaban perfectamente señalizados, aunque en días de niebla o poca visibilidad, el GPS es una buena herramienta de soporte.

22º REFUGIOS DE MONTAÑA
En las rutas por las Highlands –la Sprengisandur (F26), la F210, la F88, etc.– y en los trekkings que hicimos, encontramos refugios de montaña guardados. Si queremos dormir dentro, en temporada alta es difícil conseguir plaza (especialmente en el trekking de Landmannalaugar a Skógafoss) si no hemos reservado con antelación. En todos ellos hay también área de acampada (de pago). También hay duchas de agua caliente (también de pago). También se pueden recargar las baterías del móvil, cámara de fotos, GPS… (previo pago, por supuesto). Los refugios tienen guarda, pero NO sirven comidas ni venden alimentos. Lo que sí ofrecen gratis es agua potable, WC, información sobre la ruta y el valiosísimo weather forecast.

Refugio de Laugafell, camino de la Sprengisandur (F26)

23º ¿ALFORJAS o REMOLQUE?
Eterna pregunta… y difícil respuesta. Cada sistema tiene sus pros y sus contras. Para los vientos que azotan a los cicloturistas en Islandia, el remolque puede ser un gran aliado. El peso va más bajo, somos más aerodinámicos y en pistas de tierra irregulares es más maniobrable que avanzar con cuatro alforjas. Sin embargo, para cruzar ríos –y en las Highlands hay bastantes–, el remolque tipo BOB Trailer puede no ser la mejor opción, pues el nivel del agua alcanza fácilmente el eje de las ruedas de la bicicleta. Si la corriente es fuerte, el remolque ofrecerá más resistencia.

Cruce de caminos en la F910, camino del Askja

Por otra parte, las alforjas son algo más ligeras –el remolque pesa alrededor de 7 kg–, son más fáciles de facturar en el avión, de subirlas a los autobuses, etc.
En resumen, ambos sistemas son perfectamente válidos. Lo verdaderamente importante es que sean impermeables.

24º CUMPLEAÑOS FELIZ
Pasar un cumpleaños en Islandia puede ser una experiencia maravillosa. Piscinas de agua caliente, fast food a mansalva, barra libre de dulces, barbacoa en el camping… Como es tu cumple, puedes hacer lo que quieras: desayunar media docena de donuts rellenos y cubiertos de topping de colores, almorzar pylsur con extra de salsa y cebolla frita, comer hamburguesas con queso, merendar tarta de chocolate –hay que soplar las velas– y barbacoa para la cena, que no se diga… Total, que acabas el día no sólo con un año más, sino con una barriga de Homer Simpson de regalo.

39 palos

Si te has leído los 24 consejos, ¡¡¡enhorabuena!!! Está claro que tienes serias intenciones de viajar a Islandia :-)

¡¡¡Que disfrutes del viaje!!!


***Para leer las crónicas completas de nuestro viaje en bicicleta por Islandia:
Hijos del viento - Sur de Islandia
Viaje al centro de la tierra - Highlands islandesas

lunes, 9 de junio de 2014

La nueva Ronda Verda no es nuestra BCN Ronda Verde

Hace unos días que diversos medios de comunicación –especialmente los generalistas– hablan de la Ronda Verda de Barcelona, una ruta pensada para circunvalar la Ciudad Condal en bicicleta.

Mapa del recorrido de la Ronda Verda.

El proyecto, del que ya hace tiempo que vemos plaquitas en algunos postes cuando vamos de ruta por Collserola, se define como "un circuito señalizado para bicicletas que atraviesa los grandes sistemas naturales de la comarca del Barcelonès, un itinerario circular que se configura en 6 tramos: Parc de Collserola, Parc Fluvial del Besòs, Parc de la Serralada de Marina, el Frente Marítimo, Montjuïc y Llobregat". En total son 72 km.

Aunque el nombre sea casi idéntico, no querríamos que nadie la confundiese con nuestra BCN Ronda Verde, ruta que creamos a finales de 2012 y que tiene un itinerario muy distinto: 342 km y 9.600 m+ de ascensión acumulada para conectar en mountain bike las sierras de Collserola con las de la Marina, el Montnegre, el Montseny, Sant Llorenç del Munt i l'Obac, Montserrat y el Garraf.

Nuestra BCN Ronda Verde, cerca de Montserrat.

ENLACES DE INFORMACIÓN PRÁCTICA:

Información sobre la Ronda Verda:
www.rondaverda.cat

Información y tracks para GPS sobre nuestra BCN Ronda Verde:
www.conunparderuedas.com/024_reportaje_BCNrondaverde.html

Track en versión .TRK de la etapa Barcelona-Sant Celoni:
http://www.compegps.es/track/sergio2conunparderuedas/bici-de-montaa/17082/bcn-ronda-verde-etapa-1

Track en versión .TRK de la etapa Sant Celoni-Aiguafreda:
http://www.compegps.es/track/sergio2conunparderuedas/bici-de-montaa/17092/bcn-ronda-verde-etapa-2

Track en versión .TRK de la etapa Aiguafreda-Monistrol de Montserrat:
http://www.compegps.es/track/sergio2conunparderuedas/bici-de-montaa/17102/bcn-ronda-verde-etapa-3

Track en versión .TRK de la etapa Monistrol de Montserrat-Sant Sadurní d'Anoia:
http://www.compegps.es/track/sergio2conunparderuedas/bici-de-montaa/17112/bcn-ronda-verde-etapa-4

Track en versión .TRK de la etapa Sant Sadurní d'Anoia-Barcelona:
http://www.compegps.es/track/sergio2conunparderuedas/bici-de-montaa/17122/bcn-ronda-verde-etapa-5

domingo, 25 de mayo de 2014

Vive Otro Día: BICI + KAYAK en Barcelona COMMUTING



Apago el ordenador, me subo a la bici, cruzo el laberinto de callejas de mi barrio y enfilo la ruidosa Diagonal, rumbo al MAR.

Esto se llama COMMUTING, pero no para ir al trabajo, sino para disfrutar de la VIDA.

Pedaleo en bajada, ajeno a los malos humos de los conductores INFELICES. Me paro en TODOS los semáforos en ROJO, no hay prisa. El mar no se va a secar (al menos hoy).

En 30 minutos llego al Port de Badalona, cando la bici y me subo al KAYAK.

Esto no es un raid de deportes de aventura. Es una tarde agradable y ACTIVA en la Ciudad Condal. Exactamente en los límites marítimos de BARCELONA.

Desde aquí se respira otro AIRE. Todo se ve todo con otra LUZ. Los pensamientos fluyen, igual que TÚ.

Si os interesa aprender a remar en kayak de mar sin tener que ir lejos de la urbe, en Barcelona Caiac (www.barcelonacaiac.com) tienen escuela, monitores, material, etc., y organizan cursos de iniciación y perfeccionamiento.

miércoles, 7 de mayo de 2014

Biciosos: mil y una razones más para moverse en bicicleta

Respeta el código de circulación:
no leas Biciosos (ni ningún otro libro)
mientras circulas en bicicleta.
Un tórrido verano madrileño fue elegido por Pedro Bravo para escribir Biciosos, un libro que en 30 preguntas, y sus respectivas respuestas, trata de explicar ¿Por qué vamos en bici?

Pero no nos confundamos. Biciosos no pretende animar a los ciclistas convencidos a que sigamos yendo en bici. Tampoco es una obra ombliguista en plan "cómo molamos" y "qué inteligentes y ecologistas somos porque vamos en bici", eso ya lo sabemos nosotros ;-) La clave está en que cada vez más gente se contagie de esta sana costumbre y coja la bici para moverse. Cuantos más seamos, más seremos. Y es que cada ciclista urbano es el mejor anuncio para convencer a los que todavía no lo ven del todo claro.

¿Por qué los ciudadanos holandeses están genéticamente preparados para ir en bici y los españoles no? o ¿Por qué los ciclistas no respetan las normas? o, mejor aún, Además de atropellar a mi alcalde, ¿puedo hacer algo más para conseguir políticas en favor de la bici? (no queremos dar ideas a nadie), son algunas de las preguntas "biciosas" que Pedro Bravo alumbra en este libro.

Aquí no vamos a hacer una apología o un resumen de las 1000 y 1 ventajas que tiene el uso de la bici, de cómo mejorarían nuestras ciudades y nuestra calidad de vida, de si está de moda o no, de si es más rápida en trayectos cortos que el coche, de si da la felicidad... para eso ya está el libro, del que vamos a destacar un párrafo en el que, y que no sirva de precedente, gana la partida el coche:

"Un coche es más cómodo que una bici, sí. Para echar un polvo, por ejemplo. También para seguir a alguien mientras comes donuts como hacen los polis de las pelis. Para escuchar música a todo volumen. Para ir con la familia y las maletas a la playa. Y para un montón más de paras que podría seguir enumerando pero que paso".

Si te has quedado con el gusanillo de saber más o si quieres tener unos cuantos argumentos más la próxima vez que te pregunten sobre las ventajas de moverte en bicicleta, aquí tienes un aperitivo con los dos primeros capítulos. La otra opción es coger tu bici e ir a la librería más cercana, o más lejana, y, de paso, disfrutar del trayecto.

viernes, 25 de abril de 2014

Barcelona Skyline Running (or Walking)

Skyline de Barcelona desde la antigua cantera de Can Baró,
subiendo al Turó de la Rovira.

Ayer fue el gran día, el día del gran récord: en apenas 3 horas de ruta en bicicleta por Collserola, un total de 788 turistas desesperados nos preguntaron –en un total de 43 idiomas– cómo c... se llega al Tibidabo a través del bosque de Collserola.

A partir del turista número 84 comprendimos que aquí había negocio: vamos a crear un track para GPS y lo vamos a vender ¡¡¡por internet!!!

Ja, ja, ja, ja...

Vender...

Y luego qué hacemos con todo ese dinero...

Mejor lo creamos y que se lo bajen gratis. Y de paso que el track les lleve desde una estación de Metro hasta otra, y que pase por los mejores miradores de esta parte de la ciudad: Turó de la Rovira, Turó del Carmel, Turó de la Creueta del Coll y Tibidabo.

Para ello decidimos aprovechar una parte del track de la Barcelona Magic Line (www.barcelonamagicline.org) y, con los retoques trialeros que se nos ocurrieron sobre el Google Earth y sobre la marcha, nos ha salido un itinerario de apenas 12 km en los que disfrutas de buenas panorámicas de la ciudad y, de paso, subes hasta lo más alto de Collserola.

Evidentemente, no hay que ser turista para seguirlo :-)

Que lo disfrutéis. Con o sin sombrero mexicano.


Turó del Carmel, sobre el Parc Güell, segundo mirador de la ruta.

-Perdón, ¿la Familia Sagrada?
-No, esto es el Tibidabo.
-Oh, sí, me encanta Gaudi.

La vida es como una noria. A veces estás arriba, a veces estás abajo.
Pero siempre estás dando vueltas.

La ruta sobre el mapa del CompeGPS Land.

>> Track para GPS en formato .TRK en MyTwoNav

>> Track para GPS en Wikiloc